El valle del Madriu-Perafita-Claror es un valle de origen glaciar, que presenta intereses geomorfológicos en prácticamente toda su extensión.

El relieve de esta zona, bastante accidentado, se asienta sobre un sustrato de roca silícica (granítica en Gargantillar-L’Illa y metamórfica en el Port Negre), sobre el que ha actuado el modelado de los glaciares. El valle en forma de U, los circos glaciares, los glaciares rocosos, el valle colgado del Estany Blau, los altiplanos del Camp de Claror o la dinámica de los aludes, son claros ejemplos del origen glaciar del valle. También se encuentran gran cantidad de picos, donde destaca el pico de la Portelleta, a 2.905m, el más alto dentro del territorio protegido.

 

Vistas desde Coll Jovell

En Camp de Claror, el interés reside en que posee modelos próximos a las latitudes subpolares y a las regiones de tundra (Spitzberg). Son figuras geométricas (polígonos y círculos de piedras), testigos excepcionales y raros en el conjunto de los Pirineos Orientales y de gran valor científico.