C/ Prat de la Creu 74-76, baixos. Andorra la Vella

el valle del madriu-perafita-claror: PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD

El valle del Madriu-Perafita-Claror fue declarado patrimonio de la humanidad por la UNESCO en 2004 atendiendo a su valor paisajístico. La preservación de un valle mayor en su totalidad es un hecho insólito, y el único caso que se ha dado en los Pirineos.

Está situado al sudeste de Andorra y ocupa una superficie de 4.247 ha. Este territorio coincide con la cuenca hidrográfica del río Madriu, representa cerca de un 10% de la superficie de Andorra, y se reparte entre terrenos de las parroquias de Encamp, Andorra la Vella, Sant Julià de Lòria y Escaldes-Engordany.En el entorno de este espacio se ha definido una zona periférica de protección que tiene una superficie de 4.092 ha.

La suma de las superficies de la zona central más la zona periférica representa casi una quinta parte del territorio andorrano.

La propiedad de la tierra del valle del Madriu-Perafita-Claror es comunal aproximadamente en un 99% de su superficie. El resto, alrededor de un 1%, pertenece a casi una treintena de propietarios particulares, y cubre poco más de 42 ha. de terreno de fondo de valle, situado a la parroquia de Escaldes-Engordany.

UNA OBRA CONJUNTA DEl HOMBRE Y LA NATURALEZA

El valle del Madriu-Perafita-Claror es un paisaje cultural, una “obra conjunta del hombre y de la naturaleza, que forma una unidad coherente por sus valores estéticos, históricos o culturales” (Ley 9/2003, del patrimonio cultural de Andorra).

El valle conserva muchos elementos, así como las estructuras de explotación, organización y gestión de los recursos naturales (bosques, pastos, bordas, caminos, agua…) que muestran la utilización y la evolución de este territorio a lo largo de la historia. De gran valor identitario, el valle se ha convertido en un vivo testigo de la historia y de las formas de vida de un país rural de montaña. Parajes de una extraordinaria belleza son fruto de la interacción del hombre con el medio.

La presentación de una candidatura para la inscripción en la Lista del patrimonio mundial de la UNESCO es una prerrogativa exclusiva de los estados parte de la Convención del patrimonio mundial, firmada por Andorra en 1996. La candidatura del paisaje cultural del valle del Madriu-Perafita-Claror a la Lista del patrimonio mundial fue una iniciativa conjunta del Gobierno de Andorra, de los Comuns de Encamp, Andorra la Vella, Sant Julià de Lòria y Escaldes-Engordany, de la Comisión Nacional Andorrana para la UNESCO (CNAU) y del Comité Nacional Andorrano del ICOMOS, con la participación de diversos actores con intereses en el valle, así como con la de los colectivos que utilizan la zona.

La idea surgió del Comité Nacional Andorrano del ICOMOS y fue presentada por primera vez al Ministerio de Cultura en 2001. El 1 de julio de 2004 el Comité del Patrimonio Mundial, reunido en su 28ª sesión, en Suzhou (China), aprobó la inscripción del valle del Madriu-Perafita-Claror a la lista del Patrimonio Mundial, en la categoría de bienes culturales (paisaje cultural). Actualmente, sólo existen 88 paisajes culturales en todo el mundo.

La UNESCO es la organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura. Su objetivo principal es contribuir al mantenimiento de la paz y la seguridad en el mundo a través de la educación, la ciencia, la cultura y la comunicación, y promover la colaboración entre las Naciones, para garantizar el respeto universal por la justicia, los derechos humanos y las libertades fundamentales. La inscripción en la lista del Patrimonio Mundial consagra el valor universal excepcional de un bien cultural o natural para que sea protegido en beneficio de toda la humanidad.