La caza y la pesca son actividades que siempre se han practicado en el valle y que son compatibles con la inscripción al patrimoniofoto_2_truita mundial, por ser tradicionales y no poner en peligro los valores medioambientales. Son actividades de ocio, regidas por las mismas leyes y normativas aplicadas al resto del territorio andorrano.

Actualmente, la práctica totalidad del valle del Madriu-Perafita-Claror está considerada como terreno cinegético común donde se puede practicar la caza sin otras limitaciones que las previstas en la Ley de caza y normas complementarias, durante los días hábiles marcados anualmente mediante una orden ministerial.

En cuanto a la pesca, en la actualidad en el valle del Madriu-Perafita-Claror las masas de agua están clasificadas como “Aguas libres para la pesca”. Esta actividad puede ejercerse sin otras limitaciones que las establecidas en la Ley y en el reglamento de pesca y las disposiciones que las desarrollan o complementan, sin que estén sometidas a ningún régimen especial. Encontramos peces de la familia de los salmónidos (trucha fario, trucha arco iris y trucha de manantial) y otra especie, que también está autorizada, es la rana bermeja (Rana temporaria).

El artículo 11 del Plan de gestión indica que:

11.1 – Se fomenta la protección y la conservación tanto de la fauna silvestre como de los ecosistemas acuáticos.

11.2 – Queda prohibida la caza, la captura y la comercialización de especies animales, de sus despojos o fragmentos y, en el caso de especies ovíparas, de sus huevos o nidos, excepto los supuestos contemplados en el apartado siguiente.

11.3 – De acuerdo con la normativa vigente en estas materias, la caza y la pesca podrán ser autorizadas según una planificación científica previa y unos planes sectoriales por zonas y especies, respetando conjuntamente la normativa general en materia de caza y pesca.

Para más información, visite la página de la Federación Andorrana de Caza y Pesca: http://www.facip.com