Foto: Marc Magallon

El valle del Madriu-Perafita-Claror presenta un entorno inmejorable para la práctica del esquí de montaña o los paseos con raquetas, pero son prácticas que no están libres de peligro, sobre todo en este valle, donde aún hay muchas zonas sin cobertura telefónica..

Aunque sean deportes al alcance de mucha gente, esto no quiere decir que sean sencillos, especialmente en el caso del esquí de montaña. Requieren un buen conocimiento del medio y de las técnicas básicas para poder practicarlos con seguridad y disfrutar de las increíbles sensaciones que ofrecen. El valle es un espacio de alta montaña y la nieve puede esconder sorpresas desagradables. Además de conocimientos de esquí, hay que tener conocimientos elementales de montaña: nociones básicas de orientación, saber interpretar un mapa, meteorología, primeros auxilios, etc.

El esquí de montaña no es un deporte exento de riesgos: se puede sufrir una caída en el descenso, caer en zonas alpinas con inclinaciones pronunciadas, caer en un fuerte desnivel que la nieve ha escondido… Antes de planear una travesía con raquetas o con esquís de montaña por el valle, debemos conocer bien la zona y llevar un equipo adaptado para ello. Y sobre todo, hay que prestar particular atención a los peligros naturales que puede presentar la montaña, puesto que no están señalizados. Se pueden producir aludes naturales o accidentales debido a débiles sobrecargas (el paso de un animal, por ejemplo). De hecho, la zona situada entre Ràmio y Fontverd es una zona especialmente activa en este sentido. Pero no es la única. Es imprescindible consultar las condiciones meteorológicas y el boletín de aludes antes de cada excursión.

En todo caso, hay que recordar que el usuario está bajo su responsabilidad.