Actualmente sólo hay un mirador acondicionado, que es el mirador del Cami de les Fonts en Engolasters, pero hay muchos otros naturales, tales como en Coll Jovell, el Roc de l’Estall (encima de la borda de Casa Molines), en la Collada de la Maiana, al Pic Negre, en la Collada Pessons o en la Tosa Braibal.

Estas paradas en el camino aproximan, de una manera muy gráfica, los fenómenos naturales al visitante y le proporcionan los elementos necesarios para facilitar su identificación.