C/ Prat de la Creu 74-76, baixos. Andorra la Vella

FAUNA

Gracias a la gran variedad de microclimas y hábitats del valle, en el Madriu-Perafita-Claror, se encuentra representada gran variedad de la fauna de los Pirineos, ya sea porque habitan en él, anidan o por ser lugar de paso de las especies migratorias, con ejemplares altamente amenazados, no tan sólo en el entorno inmediato, sino también en el conjunto del continente europeo.

Han sido identificadas tres especies de peces, cinco de anfibios, seis de reptiles, sesenta y una de pájaros que anidan y veintiséis de mamíferos. El 70% de las especies animales de Andorra se han localizado sobre este 10% del territorio nacional, dato que recalca, de manera contundente, la extraordinaria importancia biológica y medioambiental del valle.

A continuación se detalla un breve catálogo de las especies que habitan el valle:

Reptiles

Ocho especies de reptiles han sido censados en el valle. Los más abundantes son las lagartijas roquera (Podarcis muralis) e ibéricoprovençales (Podarcis hispanica) que podemos encontrar en las rocas y muros de piedra seca. En los lugares más abiertos de las zonas más bajas del valle, también podemos encontrar el lagarto ocelado (Timón lepida). Por último, en otras zonas, se encuentran víboras áspid (Vipera aspis) y culebras como la culebra de collar (Natrix natrix), la culebra verdiamarilla (Hierophis viridiflavus), la serpiente lisa europea (Coronella austríaca) y la serpiente de Eusculapio (Zamenis longissimus).

Anfibios y peces

Gracias a la calidad de las aguas del valle del Madriu-Perafita-Claror existen una gran variedad de animales que habitan los ambientes acuáticos y que están amenazados debido a la fragilidad de su hábitat. Algunas de las especies que veremos a continuación, y a excepción de los peces, están todas incluidas en el anexo II del Convenio de Berna, lo que las convierte en especies estrictamente protegidas, así como su hábitat, prohibiendo el deterioro o la destrucción intencionados de los lugares de reproducción o de sus áreas de reposo.

En el piso montano, aparte de la trucha fario (Salmo trutta fario), autóctona y presente en la mayoría de los ríos y lagos, la trucha arco iris (Onchorhynchus mykiss) introducida en el río Gran Valira y en el lago de Engolasters a finales del siglo pasado, la trucha de arroyo (Salvelinus fontinalis) introducida en algún río de alta montaña y en lagos. En las aguas limpias de zonas húmedas, ríos y riachuelos, encontramos el tritón pirenaico (Calotriton asper), endemismo pirenaico amenazado en nuestro país por la pérdida de hábitat. Habitan también en estos ambientes húmedos, anfibios como la salamandra comun (Salamandra salamandra), el sapo común (Bufo spinosus), la rana bermeja (Rana temporaria) y el sapo partero común (Alytes obstetricans).

Pájaros

Entre los animales en peligro de extinción presentes en Andorra, y característicos del piso alpino, han sido identificados el quebrantahuesos (Gypaetus barbatus>) y el águila real (Aaquila chrysaetos).

En los bosques antiguos del piso alpino, sobre todo en los de pino negro, se encuentra también el urogallo común (Tetrao urogallus), especie protegida y en peligro de extinción, al igual que los dos anteriores, por el Reglamento de especies animales protegidas, del 15 de diciembre de 2000.

Aunque no amenazadas, también son características del piso alpino, en los bosques de pino negro, el verderón serrano (Carduelis citrinella), y en los prados alpinos, la alondra común (Alauda arvensis), la collalba gris (Oenanthe oenanthe), la chova piquigualda (Pyrrhocorax graculus), la bisbita ribereño alpino (Anthus spinoletta ssp. spinoletta), los acentores alpinos (Prunella collaris), el mirlo capiblanco (Turdus torquatus), la perdiz pardilla (Perdix perdix), el cárabo común (Strix aluco), el gavilán común (Accipiter nisus), el mosquitero común Pphylloscopus collybita), la curruca capirotada (Sylvia atricapilla) y el herrerillo común (Parus caeruleus).

Entre las cotas 1.200 y 2.100 m, entre prados de siega y bosques de coníferas, se ha identificado al búho real (Bubo bubo), especie protegida y amenazada.

Las zonas de solana de Entremesaigües, de Ràmio y de Claror-Perafita, son zonas de gran valor ornitológico, según el atlas de los pájaros nidificantes de Andorra. Se encuentran representadas el Chorlito carambolo (Charadrius morinellus), especie de distribución concentrada y muy escasa en todo el Pirineo, y el azor común (Accipiter gentilis).

Otras especies que también han sido identificadas son la chova piquirroja (Pyrrhocorax pyrrhocorax), el chochín (Troglodytes troglodytes), el pico picapinos (Dendrocopos major), el herrerillo capuchino (Parus cristatus), el mosquitero papialbo (Phylloscopus bonelli), la paloma torcaz (Columba palumbus), la perdiz nival (Lagopus mutuos), el pito negro (Drycipus martius), el treparriscos (Tichodroma muraria) y el escribano hortelano (Emberiza hortulana).

Las zonas umbrías húmedas, entre los bosques de pino negro y abetos, constituyen unos hábitats de especies raras que buscan zonas tranquilas, como la chocha perdiz (Scolopax rusticola), el picamaderos negro (Dryocopus martius) y el agateador norteño (Certhia familiaris). En el piso subalpino se han identificado al mochuelo boreal (Aegolius funereus) y el piquituerto común (Loxia curvirostra). En el piso montano, en zonas húmedas, encontramos la lavandera cascadeña (Motacilla cinerea) y el mirlo acuático (Cinclus cinclus), y en los humedales del piso alpino, el colirrojo tizón (Phoenicurus ochruros).

Mamíferos

Las especies que habitan el valle son ejemplos característicos de la fauna pirenaica, como por ejemplo, el rebeco pirenaico (Rupicapra pyrenaica), el muflón común (Ovis musimon), el topillo pirenaico (Microtus pyrenaicus), la marmota alpina (Marmota marmota), la ardilla común (Sciurus vulgaris) -típica de los bosques de pino rojo- y el jabalí (Sus scrofa).

Otros identificados han sido la marta (Martes martes), el turón (Mustela putorius), la comadreja común (Mustela nivalis), el lirón común (Eliomys quercinus), la rata de agua (Arvicota sapidus) y el armiño (Mustela erminea). Gracias al proyecto FELIS (convenio entre la Asociación Filantrópica BOMOSA y el Gobierno de Andorra) se pudo demostrar en el año 2011, la presencia del gato montés (Felis silvestris), especie en peligro de extinción según el Reglamento de especies animales protegidas de Andorra, catalogada en el Anexo II del Convenio de Berna e incluida en el Anexo IV de la Directiva 92/43/CEE como especie animal de interés comunitario que requiere una protección estricta.

Invertebrados

El valle también goza de una gran riqueza de invertebrados, entre los cuales más de 72 especies de mariposas (algunas en la lista roja del IUCN), gran variedad de insectos, invertebrados acuáticos, fauna de suelo u hormigas (66% de las especies censadas en el Pirineo están presentes en el valle).

El valle del Madriu-Perafita-Claror forma parte del proyecto de seguimiento de las poblaciones de mariposas Butterfly Monitoring Scheme d’Andorra (BMSAnd).

Consulte la fauna del valle por familias aquí.