C/ Prat de la Creu 74-76, baixos. Andorra la Vella

la CANDIDATURA DEL vallE A PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD

La presentación de una candidatura para la inscripción en la Lista del patrimonio mundial de la UNESCO es una prerrogativa exclusiva de los estados parte de la Convención del patrimonio mundial, firmada por Andorra en 1996. La candidatura del paisaje cultural del valle del Madriu-Perafita-Claror a la Lista del patrimonio mundial fue una iniciativa conjunta del Gobierno de Andorra, de los Comuns de Encamp, Andorra la Vella, Sant Julià de Lòria y Escaldes-Engordany, de la Comisión Nacional Andorrana para la UNESCO (CNAU) y del Comité Nacional Andorrano del ICOMOS, con la participación de diversos actores con intereses en el valle, así como con la de los colectivos que utilizan la zona.

La idea surgió del Comité Nacional Andorrano del ICOMOS y fue presentada por primera vez al Ministerio de Cultura en 2001. El 1 de julio de 2004 el Comité del Patrimonio Mundial, reunido en su 28ª sesión, en Suzhou (China), aprobó la inscripción del valle del Madriu-Perafita-Claror a la lista del Patrimonio Mundial, en la categoría de bienes culturales (paisaje cultural). Actualmente, sólo existen 113 paisajes culturales en todo el mundo.

El valle conserva muchos elementos, así como las estructuras de explotación, organización y gestión de los recursos naturales (bosques, pastos, bordas, caminos, agua…) que muestran la utilización y la evolución de este territorio a lo largo de la historia. De gran valor identitario, el valle se ha convertido en un vivo testigo de la historia y de las formas de vida de un país rural de montaña. Parajes de una extraordinaria belleza son fruto de la interacción del hombre con el medio.

El valle del Madriu-Perafita-Claror es un paisaje cultural, una “obra conjunta del hombre y de la naturaleza, que forma una unidad coherente por sus valores estéticos, históricos o culturales” (Ley 9/2003, del patrimonio cultural de Andorra).

Para ser incluido en la lista del Patrimonio de la Humanidad, un sitio debe tener un «valor universal excepcional» y debe satisfacer al menos uno de los siguientes criterios de selección:

Cultural

I. Representar una obra maestra del genio creativo humano.
II. Testimoniar un importante intercambio de valores humanos a lo largo de un periodo de tiempo o dentro de un área cultural del mundo, en el desarrollo de la arquitectura, tecnología, artes monumentales, urbanismo o diseño paisajístico.
III. Aportar un testimonio único o al menos excepcional de una tradición cultural o de una civilización existente o ya desaparecida.
IV. Ofrecer un ejemplo eminente de un tipo de edificio, conjunto arquitectónico, tecnológico o paisaje, que ilustre una etapa significativa de la historia humana.
V. Ser un ejemplo eminente de una tradición de asentamiento humano, utilización del mar o de la tierra, que sea representativa de una cultura (o culturas), o de la interacción humana con el medio ambiente especialmente cuando este se vuelva vulnerable frente al impacto de cambios irreversibles.
VI. Estar directa o tangiblemente asociado con eventos o tradiciones vivas, con ideas o con creencias, con trabajos artísticos y literarios de destacada significación universal. (El comité considera que este criterio debe estar preferentemente acompañado de otros criterios)

Natural

VII. Contener fenómenos naturales superlativos o áreas de excepcional belleza natural e importancia estética.
VIII. Ser uno de los ejemplos representativos de importantes etapas de la historia de la tierra, incluyendo testimonios de la vida, procesos geológicos creadores de formas geológicas o características geomórficas o fisiográficas significativas.
IX. Ser uno de los ejemplos eminentes de procesos ecológicos y biológicos en el curso de la evolución de los ecosistemas.
X. Contener los hábitats naturales más representativos y más importantes para la conservación de la biodiversidad, incluyendo aquellos que contienen especies amenazadas de destacado valor universal desde el punto de vista de la ciencia y el conservacionismo.

El valle fue inscrito bajo el criterio (v): «El valle del Madriu-Perafita-Claror es un microcosmos que proporciona una imagen representativa de cómo sus habitantes han recogido los escasos recursos de los Pirineos durante los últimos milenios para crear un entorno de vida sostenible, en armonía con el paisaje de montaña. El Valle recuerda un antiguo sistema comunal de gestión de la tierra que se ha mantenido durante más de 700 años. »

Puede consultar la totalidad de la declaración de «Valor Universal Excepcional» del valle del Madriu-Perafita-Claror aquí (texto en francés):

* La UNESCO es la organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura. Su objetivo principal es contribuir al mantenimiento de la paz y la seguridad en el mundo a través de la educación, la ciencia, la cultura y la comunicación, y promover la colaboración entre las Naciones, para garantizar el respeto universal por la justicia, los derechos humanos y las libertades fundamentales. La inscripción en la lista del Patrimonio Mundial consagra el valor universal excepcional de un bien cultural o natural para que sea protegido en beneficio de toda la humanidad.